Archivo de la categoría: Sin categoría

Jornadas libertarias y manifestación 2015

NI FASCISMO NI DEMOCRACIA: ¡ANARQUÍA!

Fascismo y democracia son caras de una misma moneda: la moneda de la dominación, la obediencia y la sumisión. Aunque desde los altavoces mediáticos y educativos del Sistema, quieran mostrarnos siempre el fascismo como la antítesis de la democracia, como su opuesto, como algo precisamente superado por la democracia, entendemos que eso, sencillamente, es falso. Por el contrario, el fascismo y la democracia simplemente son dos formas diferentes de gestionar el dominio. Aunque existan particularidades que diferencien en lo concreto a estos dos sistemas de gobierno, como anarquistas comprendemos que, en lo esencial, comparten una razón de ser, unas pautas y unas características comunes e incluso idénticas.

El fascismo, aupado siempre por la burguesía en épocas de crisis del capitalismo cuando ésta ve peligrar sus privilegios, es una manera específica de administrar y estructurar el gobierno y el capital de la minoría que cuenta con el poder sobre la mayoría relegada a una posición de obediencia y desposesión. Por lo tanto, el fascismo ni es simplemente una “locura de cuatro descerebrados” ni tampoco es una cuestión ya del pasado. Es un sistema político y racional cuyo fin, al igual que la democracia, es el de salvar los privilegios de la minoría dominante.

En algunos países de Europa vemos cómo los fascistas están ganando terreno en las calles y como también están accediendo al poder institucional en el marco parlamentario. Grecia, Hungría, Francia, Suecia, Austria, Finlandia…, son tan sólo algunos Estados que sirven de ejemplo. En el Estado español, aunque en lo institucional aún no han conseguido obtener una relevancia real, en las calles están intentando ganar poder y presencia, extendiendo así sus ideas y prácticas racistas, xenófobas, homófobas, machistas, etc. Ejemplo de ello es cómo en Madrid los fascistas del MSR han okupado consecutivamente, una vez eran desalojados, diferentes edificios para dar soporte a su llamado Hogar Social Madrid, desde el cual se da alojamiento y comida “sólo a españoles”, es decir, se promociona el asistencialismo y el racismo bajo una apariencia de solidaridad y ayuda al necesitado. También hemos visto en Madrid cómo han estado yendo a recoger comida casi todos los fines de semana, durante el verano, a un Mercadona de Oporto (barrio Carabanchel); o cómo se han producido diversas agresiones nazis en barrios como Arganzuela o Tetuán. Es importante señalar también que los espacios mediáticos (televisiones y periódicos) comienzan a dar más voz y presencia, aunque poco a poco, al fascismo.

Paralelo a ello, tenemos la constante difusión y celebración de las ideas y prácticas democráticas. En estos dos años en los que hemos tenido que soportar las elecciones europeas, las diferentes elecciones catalanas, las elecciones municipales, las elecciones autonómicas; ahora nos espera el cúlmen: las elecciones generales, el próximo 20 de diciembre. El bombardeo, por tanto, de lo mucho que deberíamos adorar y defender la democracia es constante. Sin embargo, como anarquistas entendemos que la democracia implica, como cualquier forma de gobierno: sumisión, desigualdad, obediencia, miseria, delegacionismo, nacionalismo, trabajo asalariado, etcétera. Todos los partidos políticos (PSOE, PP, PODEMOS, CIUDADANOS, IZQUIERDA UNIDA, UpyD), aún con sus aparentes diferencias, comparten un mismo punto en común: la defensa del Estado y el Capital; la defensa del principio de autoridad como principio que debe estructurar la vida individual y social de las personas.

Es por ello que, como anarquistas, nos oponemos a cualquier tipo de sistema de gobierno, y nos enfrentamos a cualquier persona, grupo o estructura que tenga la pretensión de dirigir y gestionar nuestras vidas. Es por ello que rechazamos el fascismo, y también la democracia, y peleamos día a día por una realidad nueva en la que la vida y las relaciones se construyan en base a la horizontalidad, el apoyo mutuo, la solidaridad, la autogestión y la acción directa. Es por ello que luchamos día a día por la anarquía.

Con estas Jornadas Anarquistas en Ciudad Universitaria queremos visibilizar el discurso y la práctica anarquista, y por ello te animamos a que acudas a las dos charlas del martes 17 y jueves 19 de noviembre en la Facultad de Historia, a las 13h, y por último, vayas a la manifestación del 20 de noviembre que comenzará en la boca de metro de CIU, también a las 13h.

CONTRA TODA AUTORIDAD:

AUTOORGANÍZATE Y LUCHA SIN LÍDERES NI JERARQUÍAS

cartelcharlas20N

Manifestación del 20-N en Ciudad Universitaria

Sin título

Desde el final de la I Guerra Mundial, y hasta la II Guerra Mundial, se desarrolla en Europa, como consecuencia de la Revolución Rusa y el auge del movimiento obrero que ésta genera, el ascenso de los fascismos. Este ascenso será facilitado por la alianza de los partidos socialdemócratas europeos y las burguesías estatales, desmovilizando a un movimiento obrero revolucionario que no supondrá, por tanto, un problema para los sectores más autoritarios de la burguesía que veían peligrar sus intereses y que utilizarán al fascismo como brazo armado para preservar su posición dominante.

Hoy en día, asistimos a una reestructuración del sistema capitalista que está provocando un grado mayor de movilización de la clase trabajadora. En paralelo, observamos un auge proporcional de los fascismos a modo de réplica. En este sentido, comprobamos desde hace unos pocos años la aparición de propaganda fascista en primer término, así como de acciones organizadas por grupúsculos fascistas como Respuesta Estudiantil o Liga Joven (rama juvenil del partido neonazi Movimiento Social Republicano), llegando incluso a agresiones verbales y físicas a quienes más cuestionamos la autoridad del sistema capitalista dentro del Campus de Ciudad Universitaria; es por ello que no podemos dejar abandonado dicho campus, espacio en el que desarrollamos buena parte de nuestra lucha.

Frente a este tipo de agresiones, no debemos caer en confiar nuestra seguridad a la legalidad del sistema burgués que no dudará en usar esas mismas leyes para reprimirnos, el mismo sistema burgués que garantiza nuestra sumisión y explotación diarias, por lo que la aceptación de sus medias supone un acto de legitimación de dicho poder. No podemos aceptar al Estado como mediador en nuestras vidas ni, en consecuencia, a sus cuerpos y fuerzas de seguridad, encargados de salvaguardar el poder de las élites dominantes. Tampoco aceptamos las diversas formas en las que se manifiesta el autoritarismo, por muy horizontales que pretendan ser, por lo que no aceptamos como interlocuciones válidas las representaciones estudiantiles ni profesionales (delegaciones de estudiantes, juntas de personal o facultad, comités de empresa, claustros, decanatos o rectorados). Teniendo esto en cuenta, debemos optar por nuestra autoorganización como clase, impulsando nuestras luchas de manera autónoma, ajenas y en oposición a toda autoridad, manteniendo, incluso aumentando, el nivel de propaganda, de conflictividad y no dejándonos comer el terreno por estos grupúsculos fascistas.

Por último, no podemos dejar de denunciar la persecución que el Estado desató el pasado 28 de noviembre del año pasado, utilizando como excusa la manifestación del 20-N de Ciudad Universitaria, pero que llevó a la detención de 19 compañeras, inmersas en múltiples y variadas luchas, algunas de las cuales ni siquiera participaron en la manifestación (y cuyo caso sigue hoy día abierto y a la espera de juicio), lo que evidencia el carácter político de la actuación policial. Por todo ello, exigimos la absolución de todas las detenidas.

Así pues, convocamos

MANIFESTACIÓN POR EL CAMPUS DE CIUDAD UNIVERSITARIA JUEVES 20 DE NOVIEMBRE, A LAS 12.30H, EN <M> C. UNIVERSITARIA

¡NI FASCISMO NI DEMOCRACIA! ¡COMUNISMO LIBERTARIO!
¡ABSOLUCIÓN DETENIDAS 28-N!